Filosofía de inversión

Resumen

Fórmula Kau Tecnología FI se basa en el análisis fundamental, con un enfoque Value. Buscamos compañías de calidad, con ventajas competitivas, buen crecimiento, lideradas por buenos gestores, y que su precio sea inferior a su valor intrínseco más un margen de seguridad. Además de lo anterior, las compañías en las que invertimos deben cumplir una extensa lista de requisitos. Entre los más básicos destacamos:

· Retornos sobre el Capital Invertido (ROIC o ROCE) elevados.
· Ventas con un crecimiento anual compuesto alto, sostenido y predecible.
· Balance sólido, sin deuda o con capacidad para afrontarla sin problemas, tanto a corto como a largo plazo.
· Los directivos en posesión de una gran parte de las acciones, con intereses alineados con los de los inversores.
· Recompra de sus propias acciones por parte de la compañía, como forma de entregar valor a sus accionistas, en el momento adecuado.
· Sin historial o indicios de fraude contable o de otro tipo, tanto la empresa como sus directivos.
· Precio de adquisición en el momento de la inversión, inferior a su valor intrínseco obtenido y a múltiplos adecuados (bajos) de EV/FCF o EV/EBITDA.

Estrategia

Somos Inversores en Valor y por tanto buscamos compañías de calidad infravaloradas.

No obstante, y especialmente por el sector en el que invertimos, el tecnológico, en ocasiones nos encontramos con compañías de gran calidad, fuertes crecimientos y muy sólidas, que no siempre cotizan al precio que más nos gustaría.

En estos casos, y cuando vemos que sus crecimientos a largo plazo van a seguir siendo mayores que los múltiplos a pagar por ellas, nos permitimos hacer una pequeña “cesta” de empresas con filosofía Growth Investing, que representa entorno al 15% de la cartera.

La inversión en crecimiento o Growth Investing se basa en el análisis fundamental, pero da más peso a la calidad y crecimiento de la compañía, aunque haya que pagar un precio mayor por ella.

Invertimos en empresas con gran potencial a largo plazo, con las que podamos dormir tranquilos, y diversificando en distintas áreas industriales y geográficas.

Realizamos un estudio profundo de todas las tecnologías que están marcando el presente y definiendo el futuro.

Apostamos por la inversión en países con economías fuertes y sólidas, con Europa y USA como mayores regiones en la cartera, seguido por Canadá, Asia y Reino Unido.

Política de inversión

Se podrá invertir entre el 75%-100% de la exposición total en renta variable y el resto en renta fija (incluyendo depósitos e instrumentos del mercado monetario, cotizados o no, que sean líquidos), no existiendo objetivo predeterminado ni límites máximos en lo que se refiere a la distribución de activos por tipo de emisor, ni por rating, ni duración, ni por capitalización bursátil, ni por divisa, ni por países (incluidos emergentes). Se podrá tener hasta un 25% de la exposición total en renta fija de baja calificación crediticia. En la renta variable, se seguirá la filosofía y los principios del Value Investing (Inversión en Valor) que consiste en aprovechar las fluctuaciones a corto plazo de las cotizaciones para invertir a largo plazo. En la renta variable, las inversiones en empresas del sector tecnológico representan más del 50% de la exposición total del compartimento. Se podrá invertir entre 0%-10% del patrimonio en IIC financieras que sean activo apto, armonizadas o no, pertenecientes o no al grupo de la Gestora.

La exposición máxima al riesgo de mercado por derivados es el patrimonio neto. Se podrá invertir más del 35% en valores de un Estado de la UE, una Comunidad Autónoma, una Entidad Local, los Organismos Internacionales de los que España sea miembro y Estados con solvencia no inferior a la de España. Se podrá operar con derivados negociados en mercados organizados de derivados con la finalidad de cobertura y de inversión. Se podrá invertir hasta un máximo conjunto del 10% en activos que podrían introducir un mayor riesgo que el resto de las inversiones, entre otros, por su liquidez, tipo de emisor o grado de protección al inversor. El fondo realiza una gestión activa, lo que puede incrementar sus gastos.

Esta participación es de acumulación, es decir, los rendimientos obtenidos son reinvertidos. El partícipe podrá suscribir y reembolsar sus participaciones con una frecuencia diaria.

Entradas populares de este blog

Informe mensual a 31 de Mayo de 2018

Carta primer semestre 2018